miércoles, 30 de mayo de 2012

Kindle y el libro de arena

En el cuento " El libro de arena" Borges crea un libro infinito dispuesto de manera aleatoria y donde el lector después de leer una página no la puede encontrar mas. De alguna manera Borges continua con su línea de trabajo que usa el infinito de manera literaria. Recordamos los extraordinarios cuentos "El Aleph "y "La Biblioteca de Babel" junto con sus ensayos sobre Aquiles y la tortuga para observar su fascinación sobre el infinito. Fascinación con cabal conocimiento matemático como puede darse cuenta el lector que conoce nuestra ciencia. De alguna manera en el "Libro de Arena" Borges se da cuenta que no se necesita una biblioteca infinita para que en ella esten todos los libros: basta un solo libro como el descrito en el cuento. Hace un par de semanas mi hermano me trajo la versión electrónica del libro monstruoso de Borges: el Kindle. 




Un artilugio para leer que puede almacenar miles de libros, descargar revistas y periódicos conectándose a cualquier red wi-fi disponible. Por supuesto, algunos de los libros disponibles para descargar son costosos pero la buena noticia es que hay centenas de miles de libros gratis disponibles.  Nada puede superar la presencia física de un libro pero en estos tiempos de crisis del ambiente el Kindle puede salvar literalmente a millones de arboles. Además, dentro de organizaciones que promuevan la educación a distancia puede ser un organizador y almacenador maravilloso del material instruccional. Nuestras casas siempre  atapusadas de libros pueden sentir un maravilloso alivio cuando descarguemos decenas de libros a un aparato que ocupa, escasamente, el espacio de un libro(mi esposa también me lo agradecerá). Creo que pronto la capacidad de almacenamiento crecerá y que un Kindle podrá almacenar la cantidad de libros que contenía la biblioteca de Alejandría disipando la posibilidad, favorita de los escritores de ciencia fiicción, que alguién pueda destruir todos los libros.


2 comentarios:

  1. Muy buena entrada, José.

    Yo estoy gozando un puyero con mi kindle (regalo de mi hijo menor) porque recibo de inmediato los libros que quiero leer. Además, el problema económico no es tan grave, ya que las ediciones kindle son considerablemente más baratas que las correspondientes en papel... claro, siempre hay sus excepciones.

    De todas maneras, los que hemos hecho culto a los libros desde hace mucho tiempo siempre sentimos un placer infinito cuando tenemos uno nuevo en la mano, podemos sobarle el lomo y acariciar sus páginas.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar